Reencuentro

EL NACIMIENTO DE JAURIA – POR DEMIAN “CIRO” PERTUSI – (Dieciseisava Parte)

Al mes siguiente, decidímos juntarnos en el estudio de Esteban “Pichuatl” en San Telmo y probar como seria trabajar ahí. Los chicos ya habían hecho unos 12 ensayos por su cuenta antes de mi llegada y ahora era el momento de relajar con menos viaje ya que, excepto, Ray todos estabamos en Capital.

En esa segunda tanda de ensayos se dio la explosión…

Ese encuentro fue muy importante ya que nos dio la pauta de que realmente la química funcionaba y valía la pena. Los resultados más esperados se dieron de inmediato y quedamos sorprendidos de lo rápido que sucedió todo en sólo 4 días!

Estabamos compartiendo una charla previa sentados en el living frente a la sala de control del estudio de Esteban. Esto era algo que, desde un inicio, se dio naturalmente: charla, reflexión de vida, catársis, exposición de nuestras cosas, terapia… y luego adentrarnos en temas diversos que tibiamente se iban acercando a la música.

Esto marcó un modo muy instintivo y vitalmente útil para nuestra cuestión humana personal: llegar, sentarnos, exorcisar las presiones personales entre todos y agarrar los instrumentos de un momento a otro.