El Gringo.

EL NACIMIENTO DE JAURIA – POR DEMIAN “CIRO” PERTUSI – (Vigésimocuarta Parte)

Hubo muchas idas y vueltas en la decisión de quien estaría al frente de la producción del disco ya que queríamos cuidar muchos aspectos, tanto técnicos como humanos y, por sobretodo, no desdibujar una identidad lograda en tan poco tiempo, lo cual no era poco.

Un nombre que sonaba mucho desde un comienzo, cuando recién estábamos iniciando el proyecto y yo aún estaba en México, fue el de Jim Wirt, con quien había grabado unos discos de Attaque (Un día perfecto, 1997; Otras canciones, 1998; y Radio insomnio, 2000).

Personalmente, había tenido la mejor experiencia de estudio en toda mi carrera, por sobre todo en Un día perfecto y en Otras canciones. Jim Wirt sabía explotar la esencia natural de una banda en el momento en que estaba ocurriendo lo que ocurriese y a mi parecer fue muy versátil el resultado.

La verdad es que no fue fácil convencer a dos productores de discos como lo son Esteban y Ray, sobretodo si tenemos en cuenta que el trabajo en cuestión los tiene involucrados como artistas.

Y mas aún cuando la experiencia los ha llevado a proteger muy territorialmente lo que tan bien conocen. Aún así esto, sin dudas, fue un indicador muy revelador del grado de compromiso emocional que en tan poco tiempo arraigaron sobre JAURÍA. Sin dudas que las canciones estarían custodiadas a muerte por perros muy guardianes y con muy pocas pulgas!

Para sacarnos toda duda, le mandamos el material a Jim, quien se volvió loco literalmente y bombardeó la casilla del Tano con mails constantes hasta quedarse con el trabajo. Es decir, se lo ganó con la actitud que hizo disipar cualquier duda al respecto de si sería el indicado para hacerlo…

Sus mails decian cosas como: “voy como sea, no vengan acá que van a gastar mucho, voy yo”, “que buenas están las canciones”, “estoy emocionado por volver a trabajar con Ciro nuevamente”, “puedo trabajar 16 horas seguidas, hagamoslo”.

Yo siempre les contaba a los chicos las historias de este loco de remate que vivía para y por el rock y su felicidad era estar frente a una consola haciendo sonar a los grupos. Y si hablábamos de grupos, había trabajado con No Doubt, Sucidal Tendencies, Fiona Apple Brian Seltzer, Incubus, Beach Boys y la lista continuaba…

Yo les decía que Jim estaba en el estudio desde las 9 de la mañana a las 9 de la noche. Nació para eso, lo sabe y eso es lo que lo hace feliz. Muy poca gente tiene las cosas tan claras. Él hace lo que tiene que hacer. para otras cosas se encargan otras personas, es enfocado a un nivel shaolÍn.

Asi que no quedaban dudas… La JAURÍA se estaba conformando…