Jauría y sus mestizos re reecontraron en Capital

La banda liderada por Ciro Pertusi se presentó frente a su público en La Trastienda, donde continuó con la presentación de su primer disco. Fuerza, melodías y justeza en una noche que consolidó al grupo como uno de las más prometedores de 2011.

¿Puede una banda contar con menos de un año de vida y sonar como si tuviese varias décadas de shows sobre los hombros? ¿Es posible que un mismo grupo pase de canciones combativas, donde se reivindican la lucha por los ideales, a melodías dulces donde reinan la inocencia y el desamor? ¿Pueden unos rockeros fomentar la colaboración con las sociedades protectoras de animales apoyando la adopción- y no compra- de mascotas?

Todas las incertidumbres desaparecen y se convierten en afirmaciones cuando se aprecia un recital de Jauría, la súper banda liderada por Ciro Pertusi, que el viernes pasado se presentó en La Trastienda. Durante más de una hora y media de show los cuatro músicos repasaron la totalidad de su primer disco –editado a fines de 2010- y se posicionaron como una de las bandas que dará que hablar a lo largo del 2011.

La base-pared que construyen Ray Fajardo y Mauro Ambesi -baterista y bajista respectivamente-, junto con los arreglos melódicos y el buen gusto de Pichu Sernioti-primer guitarrista- y la personalidad y frescura de Ciro Pertusi – voz y segunda guitarra- crean un producto final atractivo considerando la escasa novedad que ofrece el rock durante los últimos años.

Minutos antes de las doce de la noche los integrantes aparecieron en escena con máscaras de perros y largaron su set con La Marcha Imperial – tema que lleva la melodía de la película La Guerra de las Galaxias-. El ascenso, Oceáno anárquico, Indios Kilme, Morgue corazón, Tosco, Adiós a Dios, Shangri-La y Religionaré retumbaron uno a uno en el local de Capital Federal que amenazaba con derrumbarse ante la potencia y justeza con la que se interpretaban las canciones.

El momento más emotivo del show llegaría de la mano de Austin –futuro hit en caso de ser elegido como próximo corte del disco- que tuvo como invitado a Miguel “Maikel” Luna Campos de Kapanga en guitarra y coros. Quedaría lugar para algunos clásicos – y no tanto- de Attaque 77 distribuidos a lo largo de la lista de temas. Caballito de hierro, Ángel, Áspero, La gente que habla sola y Oníricosonaron mejor que nunca. Tras el himno Donde las águilas se atreven- en versión hardcore punk- Jauría ofreció sus últimos ladridos con el tema que les da nombre y recuerda a la mejor época de Motorhead. Y el público aulló más fuerte que nunca.

Nota: Juan Ignacio Viñuela / Fotos: Sofía Rivero

Para ver la nota completa online click aca